Qué visitar

 

Qué visitar

 

Qué visitar

1
1

La Ermita de San Lorenzo

A 3 km del núcleo de Alcalá del Júcar en dirección a La Recueja nos encontramos la Ermita de San Lorenzo. Se encuentra ubicada sobre un pequeño montículo a un margen del río aprovechando uno de sus recodos.

De estilo neocláscio, la fecha de construcción no está clara, aunque se cree que ya exisitía como tal por 1579. Lo que sí se sabe es que en 1742 sufrió un hundimiento y hubo que restaurar la cúpula y su torre. Respecto a las pinturas, hay una inscripción que data su terminación en 1805.

La última restauración comenzó en 1993, que se centró en el retablo debido al mal estado de conservación que presentaba. De ella se hizo cargo el Taller de cantería de la

ermita-san-lorenzo

Escuela Taller II, realizándose toda la obra con piedra natural de Alcalá labrada y colocada de forma artesanal y colocada una a una.

En 1994, La Hermandad de San Lorenzo finalizó el proceso de restauración mediante el pintado de la ermita y la restauración completa de sus pinturas. Juan Manuel Pérez González fue el que inició dicho proceso que fue dirigido por la restauradora Momo Makino, las obras concluyeron en 1999.

Esta Ermita tiene un valor sentimental importante para los alcalaeños ya que ella reside el Santo Patrón de Alcalá de Júcar, San Lorenzo Martil, hasta las fiestas de Agosto.

Plaza de Toros

La plaza de toros de Alcalá del Júcar es una de las más antiguas de España y sin duda una de las más curiosas, ya que su forma irregular, que se asemeja a un estadio romano de la época de los gladiadores, la hace única.

No se conoce la fecha de su construcción, solo se puede especular con ello, pues unos la datan de principios del siglo XX y otros 100 años antes. Existen escritos de 1902 que hacen referencia a este edificio singular, pero la discrepancia estriba en si se refieren a su construcción a una remodelación.

En cualquier caso, fue en esa época en la que se empezó a usar como teatro y plaza de toros a la vez, utilizando materiales tan simples como el barro, cal, cantos de piedra y paja.

Tras las últimas remodelaciones para hacerla más práctica para los usos de hoy en día, quitando la barrera y subiendo la contrabarrera, cuenta con un ruedo de unos 40 metros de diámetro y un aforo de unas 2.000 personas

Arquitectura

La portada está hecha a base de sillares y lo demás, hasta nivelar el punto más alto, es mampostería trabada con mortero de cal. A partir de ahí se usa el alzado de tapial calicastrado. Se utiliza el uso de cadenas para unir dos lienzos convergentes.

El graderío está hecho directamente sobre la roca y los muros son de adobe. La forma exterior de la plaza es ovalada.

No es precisamente la amplitud una de las virtudes de la Plaza de Toros de Alcalá, y aunque cuenta con su corral y los correspondientes chiqueros, no dispone de cuadras, por lo que los caballos deben permanecer en la calles hasta su turno de participación en los festejos.

El día 8 se celebra la popular desencajonada en la cual se suelta a los novillos desde la zona del frontón y se les hace subir hasta la plaza, haciendo el recorrido sueltos.

El día 10 en honor a San Lorenzo se lleva a cabo la novillada sin picadores. El resto del año la plaza de presta para actuaciones de teatro o musicales.

Horario

Actualmente el horario de visitas es el siguiente:

Sábados por la mañana:
13:30h a 14:00h

Sábados por la tarde:
18:30h a 19:00h

El precio para un visitante adulto es de 1,5€
La entrada para niños hasta 8 años: gratis.

plaza-de-toros

Los puentes sobre el río Júcar

EL PUENTE ROMANO

puente-romano

Es el único con interés histórico y está situado en la parte central del pueblo, dividiendo el casco antiguo de la zona más moderna.

Es llamado “romano” por su apariencia, no por su origen ni por su estilo o sus requisitos arquitectónicos, como tantos que nos encontramos en España, pero su belleza y encaje en el entorno bien merece una visita.

Durante los siglos XIV y XV, el Puente Romano cobró gran importancia, convirtiéndose en puerto seco o aduana del denominado Camino Real de Castilla a Levante. El río Júcar forzó en distintas fechas su restauración. La más reciente de ellas tuvo lugar en el año 1990.

PUENTE DE MADERA

puente-madera

Se trata de un pequeño puente muy sencillo construido fundamentalmente en madera y que sirve como lugar de paso a ambos lados del río y constituye un bonito espacio retirado del núcleo principal, donde se respira tranquilidad y naturaleza, lugar que aprovecha mucha gente para sentarse y disfrutar de un momento de relax.

PUENTE DE TOLOSA

puente-tolosa

A unos 5 km de Alcalá del Júcar, siguiendo el curso del río Júcar, nos encontramos con una zona de rincones y lugares con mucho encanto y que nos ofrecen muchas posibilidades para el turismo activo y rural, que nos lleva a la pequeña aldea de Tolosa.

Aguas tranquilas, senderos, vistas preciosas del rio y del entorno natural, es un espacio ideal para el deporte, las actividades de aventura como piraguismo, barcas rústicas, rutas a caballo, pesca, etc o simplemente para desconectar y relajarse, o darse un baño en las zonas permitidas.

Tolosa es la única de las pedanías de Alcalá del Júcar, bañada por el río Júcar, esta población debe su nombre y muy probablemente su origen a las actividades de batanería que la familia Tolosa, desempeñaba, en la ribera del río, en el siglo XVIII y más concretamente al batán de Juan Tolosa.

Iglesia de San Andrés

Es, junto al Castillo, la primera edificación que el visitante se encuentra cuando llega a Alcalá del Júcar.

Se trata de un templo humilde pues se cree que era el lugar de culto de la población rural de la zona tras la invasión cristiana que carecían de medios para una iglesia mayor.

La iglesia aparece imponente tras coronar la subida de la empinada cuesta Hondonera, una vez superado el puente romano que atraviesa el río Júcar. Estos 3 elementos, Iglesia, puente romano y río Júcar componen una de las más bellas estampas de Alcalá del Júcar.iglesia-san-andres2

Desde el punto de vista arquitectónico, la iglesia es una construcción robusta donde se han empleado sillares gruesos que dan lugar a fuertes muros. Hay dos puertas coronadas por arcos de medio punto, la puerta principal que desemboca en la cuesta Hondonera y donde hallamos el pretil, que es una explanda pequeña con unos bancos y una fuente y la lateral que lo hace a la calle Pósito donde también se asienta el actual Ayuntamiento.

El templo tiene cruz latina, esto es, una nave central y un crucero. Las naves que conforman la iglesia están cubiertas con bóvedas de cañón. Dichas bóvedas de cañón se refuerzan de arcos de medio punto para dotarles de mayor robustez aunque el mayor peso de la bóveda requiere de refuerzos tantos internos como externos. Los refuerzos internos consisten en una serie de arcos transversales y los externos son unos muros gruesos y contrafuertes.

iglesia-san-andres

El Castillo

Es lo primero que llama la atención al visitante nada más llegar a Alcalá, ya que está edificada en la ladera de la montaña al resguardo de un imponente torreón de defensa de la época de los almohades, construido entre los siglo XII y XIII.En su día fue construida para ser una fortaleza infranqueable, sin embargo Alfonso VIII de Castilla, en el año 1213, lo recuperó definitivamente para su corona.

castillo

Persiste en la memoria popular la leyenda del moro Garadén que vivió un amor, tan intenso como trágico, con la hermosa Zulema. Según los textos de la época de Felipe II, el nombre del pueblo se debe al lugar sobre el cual está asentado y que era llamado por los árabes ‘alcarra’, que significaba cosa de Dios o de oración. Otros estudiosos han relacionado el nombre con la palabra ‘alcalá’, que en árabe significa ‘castillo’, por lo que el significado del nombre del pueblo sería Castillo del río Júcar.

ESTILO

Es un buen ejemplo de arquitectura islámica aunque posee alguna reforma realizada después como la del torreón. Dicho elemento tal y como lo conocemos actualmente presenta una forma pentagonal con dos pequeñas torres de planta circular, dispuestas en tres alturas y son obra de Juan Pacheco en el siglo XV. Restos de una antigua muralla rodean la fortaleza. Existen indicios que apuntan a que ya hubo aquí asentamientos íberos y romanos, que también eligieron el cerro como punto de vigilancia y defensa, por su inmejorable situación estratégica sobre la montaña y buena línea de visión del horizonte.

LEYENDA

Son dos las leyendas que se cuentan en torno al castillo, sobre la princesa Zulema. En la primera de ellas, Zulema es raptada por el moro Garadén, para que se convierta en musulmana y se case con él. Pero Zulema, antes que eso, prefiere arrojarse desde lo alto de la torre. En la segunda, Zulema es mora, y enamorada de un caballero cristiano, huye del castillo de su padre, el moro Garadén, para establecerse en una cercana aldea llamada Zulema, no existen textos en los que poder respaldar dichas historias y por eso ambas forman parte de la leyendas populares históricas de la zona.

HORARIO DE VISITA

Abierto de mayo a septiembre:
de 11 a 14 y de 17 a 20 horas.

Desde octubre hasta abril:
de 11 a 14 horas y de 15 a 18 horas.

Tarifa general:
2€, menores de 8 años y grupos de menos de quince personas, 1,5€.

Exposiciones temporales todo el año.